Siete tendencias clave en la transformación del transporte marítimo

0
212

Proteccionismo, Digitalización e e-commerce, exceso de nueva capacidad, consolidación, relación puerto-navieras, escala y cambio climático son las siete tendencias identificadas como clave en la transformación de la industria del transporte marítimo, según el más reciente reporte “Review of Maritime Transport 2018”, de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCYD).

Estas tendencias represtan desafíos y oportunidades que requieren constante monitoreo y asesoría para una generación de políticas adecuada.

Factores internos

Dentro de los factores que surgen dentro de la propia industria, se encuentran el proteccionismo y el exceso de capacidad nueva. Las políticas que cierran el comercio exterior limitan el crecimiento económico, restringen los flujos de transporte y trastocan los patrones de negocio. A eso se suma la creciente introducción de naves cada vez más grandes, las cuales se enfrentan a una escacez más y más pronunciada de carga y destinos, desequilibrando la oferta y demanda.

La consolidación naviera a través de fusión e integración de operaciones también limita la competencia. Hay menor cantidad de naves disponibles, pero de gran capacidad, lo que las hace muy difíciles de completar en cada viaje. Con esto, la relación entre puertos y navieras se ve afectada, con un impacto directo en puertos de recalada, economías de escala, accesos y rutas.

Factores externos

La creciente digitalización de la información y el comercio han obligado a la industria naviera a sumarse a las iniciativas digitales, adoptando tecnologías para un mejor servicio asociado a la ampliación del rubro del comercio electrónico y sus efectos sobre el transporte marítimo. Esto mismo define la nueva dimensión de escala, donde las herramientas digitales y virtuales serán fundamentales para administrar los nuevos volúmenes de carga.

Por último, el cambio climático y la mejora del desempeño ambiental de las naves y la industria en general están modificando el panorama mundial. La estrategia inicial adoptada por la OMI en abril de 2018 para la reducción de las emisiones de gas invernadero en un 50% al 2050 es una de las piezas clave. Además, la limitación de emisiones de sulfuro al 0,5% al 1 de enero 2020 ya ha puesto en marcha un importante movimiento de las navieras por encontrar alternativas de combustible compatibles con las nuevas reglamentaciones.

Fuente: Portal Mundo Marítimo

DEJA UNA RESPUESTA