EL FUTURO DE LA HIDROVÍA 2020-2040

0
284

Desde su implementación la Hidrovía Paraguay – Paraná, durante el año 1991, cuando se conformó en Asunción el Mercosur, y durante 1992 cuando se acordaron y enmarcaron las actividades de transporte fluvial que componen la hidrovía natural que constituyen los ríos Paraguay y Paraná, para facilitar la navegación y el comercio interior y exterior del bloque regional, ha ocurrido una baja sustancial en los precios del transporte de cargas y una fuerte expansión de la superficie sembrada, como de los volúmenes producidos y exportados, como en los impactos logrados.

En el caso Argentino (que representa el 80% del área de influencia de la HPP) se expandió de un total de 16,8 millones de hectáreas, con una producción de 35,5 millones de toneladas en 1990, a 38,9 millones de hectáreas con 121,9 millones de toneladas producidas en el año 2016.

Este crecimiento posibilitó extender la frontera productiva del NEA y NOA Argentino, junto a Bolivia, Paraguay y parte de Brasil, permitiendo la especialización y desarrollo del principal complejo de transformación y exportación de soja del mundo en la interface fluvio-marítima del Gran Rosario, núcleo de la Región Centro de la Argentina.

Transcurridos 25 años de su diseño original, la consolidación y expansión de la HPP, como eje fundamental de la infraestructura de transporte del cono sur, depende de que se superen puntos críticos y se enfrente el desafío que impone los pronósticos de crecimiento de la demanda, que nos obliga adaptar la actual infraestructura de una manera acorde al tráfico y volúmenes de carga esperado que lleguen a triplicar a los actuales.

Al confirmarse las proyecciones que determinan la producción granaria de Argentina en 130 millones de toneladas anuales para el próximo quinquenio, se incrementará un 26% la demanda de buques para despachar aceites y biocombustibles argentinos, como así también, un 19%, aproximadamente, la demanda de buques para despachar granos, harinas, algodón y azúcar.

El principal desafío para el futuro de la hidrovía 2020-2040, una hidrovía natural, con un fuerte desarrollo comercial y logístico, es que este se sustente en mayores niveles de intermodalidad, sustentabilidad ambiental e integración logística – territorial.

Fuente: Megatrade